Cómo reconocer la calidad de la carne


Cómo reconocer la calidad de la carneAprende a seleccionar y reconocer qué carnes son las de mejor calidad. De esta manera podremos aprender a seleccionar las carnes más frescas y tiernas así cómo las más adecuadas para cada tipo de preparación.

Saber escoger la carne de mejor calidad puede resultar relativamente fácil vamos a ver los aspectos básicos para reconocer una carne de calidad.

– El color:
Un indicativo de la calidad de la carne puede ser el color. Las carnes de color rojo vivo y brillante pueden ser un indicativo de la frescura del producto y por tanto de un producto de calidad.

Hay que tener en cuenta también que, a la hora de seleccionar una carne de ternera lechal, si el color de la carne es pálido, será indicativo de que el animal ha sido alimentado exclusivamente con leche.

– Las partes del animal:
Otro de los puntos claves para determinar la calidad de la carne son las partes del animal o el despiece.

El solomillo es la parte más jugosa y deliciosa.  Los cuartos traseros son más magros y tiernos que las patas delanteras, que son algo más duras y secas. De ahí que el jamón sea más apreciado que la paletilla.

Aquí os dejo un enlace con las distintas partes de la carne de vacuno, porcino y ovino y su categoría: según sea carne de primera, segunda y tercera.

– La textura:
La carne más tierna y por tanto más sabrosa siempre será de los animales más jóvenes, también la carne de las hembras suele ser algo más tierna que la de los machos que son más prietas y duras.

– El sabor y la preparación:
A la hora de reconocer y seleccionar la carne también deberemos tener en cuenta su preparación. Si la carne es realmente de calidad una preparación básica, asada a la parrilla y sin aderezos será la manera idónea de prepararla. En cambio carnes más duras y de menor categoría necesitarán de preparaciones en guisos de mayor cocción para dar mayor sabor o aderezarlos con especias o marinados.

En definitiva, saber escoger la mejor carne puede resultar más fácil de lo que creemos. Solo hace falta entrenarnos y aprender poco a poco a seleccionar la mejor carne en relación calidad -precio.